En condiciones generales pensamos que los afectados de las emergencias son aquellas que han sufrido algún tipo de herida o pérdida, sin embargo, el concepto de víctima es más amplio desde una perspectiva Psicosocial.

Los equipos de primera respuesta son considerados como víctimas de tercer grado debido a que, aunque no siempre están en permanente acción, se ven sometidos a elevados niveles de estrés.

El objetivo de esta formación es preparar a los profesionales para la asistencia psicológica adecuada a las necesidades de los accidentados, poniendo en marcha los primeros auxilios psicológicos para ayudar de manera inmediata a restaurar el equilibrio de las personas afectadas. De ahí́ la necesidad de que el personal de intervención (bomberos, sanitarios, cuerpo y fuerzas de seguridad del estado, etc.) en crisis y emergencias deba recibir una atención especializada y especifica que le ayude afrontar los retos de su tarea en distintos momentos y niveles, evitando así́ problemas posteriores.

El objetivo general de este curso está dividido en dos grandes áreas. La primera dirigida al autocuidado del interviniente, técnicas de adaptación al estrés, con la finalidad de que el profesional adquiera las estrategias de afrontamiento necesarias y la segunda dirigida a las víctimas; primeros auxilios psicológicos, trabajando para su protección y seguridad.

El fin de esta formación será entrenar y preparar a los intervinientes para adquirir habilidades, estrategias y recursos psicológicos, pudiendo así ayudar de forma inmediata a las personas afectadas a mitigar el impacto emocional de un evento adverso. El trabajo en situaciones de emergencia, por sus peculiares características y por el contacto directo con el sufrimiento humano, puede afectarles de manera directa, convirtiéndolos en víctimas de tercer grado.

En este curso se propone dar las bases cognoscitivas y de procedimiento que permitan a los profesionales actuar adecuadamente en su campo profesional. El curso se desarrolló con contenidos, en módulos, donde se abordan los problemas fundamentales y más comunes en el ejercicio de su profesión.

Agradecer a María Ángeles Castillo Díaz, Psicóloga sanitaria y Psicóloga en Emergencias, toda mi admiración una gran profesional y mejor persona, como siempre dando a los alumnos una formación de calidad y excelencia.GRACIAS.